Chía, lino o amapola: el abc de las semillas, sus propiedades y sus beneficios

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Julia VOSCO
Las semillas están llenas de beneficios y es muy sencillo incluirlas en tu dieta. Te lo contamos en Divinity.es.
clipping_VxrjX4_eb15

Lino, chía, calabaza… ¿tú también te has sumado a la tendencia de las semillas y las añades habitualmente a tus platos? Bien sea como acompañamiento o base de tus platos, son un producto saludable y natural, lleno de beneficios. En Divinity.es te hablamos de las más habituales, sus beneficios y propiedades, así como la mejor forma de incluirlas en tu dieta.
 
¿Qué son las semillas?

Las semillas son la parte del fruto que contiene el germen de la futura planta. En algunos casos, en lugar de enterrarla y destinarla a la agricultura, se les da un uso alimentario. Es el caso de la amapola o el lino, entre otras, que cuentan con muchos beneficios para nuestra salud.

Por norma general, las semillas son una fuente de fibra, grasas insaturadas y minerales. Muchos de ellos cuentan con antioxidantes en forma de polifenoles, así como de proteínas vegetales, componentes esenciales en nuestra dieta.
 
¿Cuáles son las principales?

Amapolas: se extraen de la flor una vez se ha desecado. Sus semillas son ricas en ácidos grasos esenciales, proteínas y fibra. Además, contienen muchos antioxidantes que protegen la piel y el cabello, entre otros.

Lino: las semillas de lino también son conocidas por su alto conocido en fibra soluble y omega 3, así como en vitaminas C y E. Sus componentes la convierten en un aliado de la salud cardiovascular.

Calabaza: estas se extraen del interior de la calabaza y pueden incluirse en tostadas, ensaladas… contiene cantidades importantes de hierro, fibra y potasio. Sus antioxidantes también son como para tenerlos en cuenta.

Girasol: las pipas de la flor crecen en el mismo disco floral y, para recolectarlas, es necesario esperar a que el girasol se marchite y seque. Estas pipas son nutricionalmente muy parecidas a las de la calabaza: son fuente de fibra, tienen grandes cantidades de proteína y de grasas insaturadas y mucho fósforo.

Cáñamo: las semillas de cáñamo tienen un alto contenido en proteínas, con casi 32,26 gramos por cada 100 gramos de semillas, según recoge la Base de Datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos. También tiene un alto contenido en fibra, vitaminas C y E y muchos antioxidantes.

Sésamo: existen dos tipos de semillas de sésamo, el dorado y el negro, y ambas son muy populares. Contienen grandes cantidades de grasas insaturadas y fibra, además de un alto contenido en calcio, hierro, magnesio, fósforo y cinc.

Chía: estas semillas son de origen mexicano, y desde hace unos años muy populares en España. Son particularmente ricas en Omega 3, una semilla muy completa repleta de calcio, hierro, fósforo y magnesio.

Te puede interesar