Por qué deberías incluir el cacao natural en la dieta de tus hijos

SER PADRES Por Julia VOSCO
Un estudio ha demostrado que tiene múltiples beneficios para su salud
beb%C3%A9-tomando-leche

Una buena taza de chocolate o una bebida de cacao pueden resultar irresistibles para cualquiera, y, en especial, para los más pequeños de la casa. Este alimento, que comúnmente conocemos como el de los dioses, gracias a la cultura maya, donde incluso se hacían rituales centrándose en su planta, se convirtió en una estrella del confinamiento, ayudándonos a sobrellevar esos meses que tuvimos que quedarnos en casa. Pero, según apunta un estudio, el cacao natural también debería formar parte de la dieta diaria de los niños.

Una investigación llevada a cabo por la doctora María Izquierdo, catedrática de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Barcelona y el doctor Raúl Zamora, investigador de Idibell, el Instituto de Investigación de Biomédica de Bellvitge, ha concluido que, lejos de lo que se pueda imaginar, éste es, junto a la fruta, muy beneficioso para su salud.

¿Por qué es bueno que los niños tomen cacao natural?
Esta afirmación tiene una buena explicación. Y es que, tal y como revela el estudio, el cacao natural tiene más de 50 compuestos activos, entre los que se encuentran los flavanoles y flavonoles, dos subtipos de flavonoides, unos polifenoles de origen vegetal. Aunque el Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC) señala que no se trata de nutrientes esenciales en la dieta, bien es cierto que son de sobra conocidas sus propiedades beneficiosas para los sistemas cognitivo, cardiovascular, inmunológico y digestivo.

Además del cacao natural (que por 100 gramos tiene más de 3.000 mg. de polifenoles), la fruta es otro alimento que puede aportarles una gran cantidad de polifenoles. Así, los frutos rojos contienen 758 mg. por 100 gramos, las ciruelas 377 mg., las fresas 235 mg., las uvas 169 mg., y las manzanas 136 mg.

Según los datos de la investigación, la fruta representa un 30% de los flavonoides que ingieren actualmente los niños, y el cacao un 28% del total. A éstos habría que añadir los zumos de fruta, las verduras y las legumbres, con un 19, 5 y 3 %, respectivamente.

El cacao natural, un alimento con muchos beneficios
Los expertos recuerdan que es de vital importancia que los niños sigan una dieta sana y equilibrada, que contenga todos los nutrientes, proteínas, vitaminas (A, B12 y D) y los minerales necesarios (resaltando, especialmente, el fósforo y el calcio), esenciales para su correcto crecimiento y desarrollo, así como los anteriormente comentados polifenoles. Lo que es posible gracias a la fruta y al cacao natural, ya que, los beneficios de este último son múltiples:

Prevención de enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas. La doctora Izquierdo, que lidera junto al doctor Zamora el estudio, destaca “su efecto protector sobre el sistema cardiovascular, ya que ejerce efectos beneficiosos sobre los principales factores de riesgo: el colesterol, la hipertensión arterial y la arteriosclerosis”. La teobromina, un compuesto del cacao, tiene un efecto positivo sobre la concentración de lípidos en sangre, lo que aumenta el colesterol protector. Y, por otro lado, este alimento estimula la producción de óxido nítrico, que ejerce de vasodilatador de las arterias, previniendo la arteriosclerosis.

Contribuye a mejorar la capacidad de concentración y la memoria. Los polifenoles dilatan las arterias, incrementando la cantidad de sangre que llega a nuestro cerebro, lo que mejora, por tanto, el rendimiento cognitivo.

Te puede interesar