Coronavirus: estudian si el COVID-19 puede ser debilitado por un remedio contra el colesterol

La Universidad Hebrea de Jerusalén evalúa si el fenofibrato ayuda a "desnutrir" el virus.
5530085?w=1600&preview=1583356362400

Investigadores israelíes y estadounidenses publicaron en la revista Cell Press Sneak Peak detalles de un estudio (que espera la revisión por pares) donde sostienen que por medio de una droga contra el colesterol podrían reducir la gravedad del COVID-19 a la de un resfrío común.

 A partir de haber hallado que el fenofibrato ayudaría a evitar que el coronavirus se reproduzca en los pulmones, el equipo de trabajo afirma poder "arrebatar el control al virus y privarlo de los recursos que necesita para sobrevivir”.

El estudio detalla cómo el coronavirus evita la quema rutinaria de carbohidratos, lo que deriva en la acumulación de grandes cantidades de grasa dentro de las células pulmonares, una condición que el virus necesita para reproducirse.

“Los virus son parásitos”, explicó el profesor de la Universidad Hebrea Ya’acov Nahmias al diario Jerusalem Post: “No pueden replicarse a sí mismos. No pueden crear nuevos virus. Tienen que entrar en una célula humana y luego secuestrarla”.

Este hallazgo explicaría por qué los pacientes con altos niveles de azúcar y colesterol en la sangre suelen tener un riesgo particularmente alto de desarrollar COVID-19.

"Con tan solo cinco días de tratamiento con fenofibrato, el coronavirus desaparece casi por completo", aseguran los autores de la investigación y creen que esta vía de tratamiento podría reducir potencialmente la severidad del virus a algo no más grave que un resfrío común, sostienen.

El equipo médico revisó en total ocho medicamentos ya aprobados que posiblemente podrían interferir con la capacidad del virus para reproducirse.

El fenofibrato fue aprobado en 1985 por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y en 2004 por Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU. para reducir los niveles de colesterol. En las próximas semanas, se espera acelerar los estudios clínicos tanto en Israel como en los Estados Unidos para ver como podría “desnutrir” el coronavirus.

Te puede interesar