Alimentos crujientes con menos calorías

Hacer dieta para perder peso cuesta. No lo vamos a negar
b535c779389de7fcb6693c87bc46ba1b

Hacer dieta para perder peso cuesta. No lo vamos a negar. 

"Comer es algo más que nutrirse, nos proporciona sensaciones que se asocian a nuestras emociones produciendo placer por los aromas, los sabores, las texturas, los sonidos… El sonido es uno de los sentidos que menos se tiene en cuenta cuando comemos, pero también es importante", explica la nutricionista Cristina Morillo, de Blua de Sanitas. 

Sin embargo, da casualidad de que estos son, en general, los que más engordan...

Y es que, en muchas ocasiones, para conseguir esa textura crujiente es necesario rebozar los alimentos en alguna harina, cereal o frutos secos o es necesario freírlos, con lo cual incrementamos considerablemente el aporte calórico de los alimentos.

¿Qué hacer para evitarlo?
"Al ser alimentos con una alta palatabilidad por su alto contenido en grasas, azúcares y sal la recomendación es disminuir su consumo o prepararlos en casa de manera esporádica y más saludable", señala la nutricionista.  

Por ejemplo, "las patatas fritas de bolsa contienen mucho contenido en sal y grasas vegetales de mala calidad, pero podemos hacerlas fritas en casa con menos sal y con aceite de oliva virgen extra de manera muy puntual o buscar una alternativa menos calórica, que es hacerla al horno", recomienda. 

En definitiva, "se trata de poco a poco disminuir el consumo de estos alimentos e ir buscando alternativas saludables que, además de aportar beneficios en nuestra salud, también nos estimulen los sentidos y ello se puede conseguir siendo un poco curioso y consultar con dietistas nutricionistas que siempre tienen trucos e ideas de este tipo de recetas", concluye Cristina Morillo, nutricionista de Blua de Sanitas, que nos ofrece algunas recomendaciones para comer crujiente y no engordar. 

Chips verduras
Si no puedes prescindir de la textura crujiente de las patatas fritas, opta por unos chips de verduras. Se pueden hacer de forma casera deshidratando al sol o con aparatos especiales  o con freidoras de aire, que suprimen las grasas del aceite. 

Palitos de verduras
Son muy saludables y, una vez que te acostumbras a tomarlos como snack tu cerebro no te pedirá otra cosa. Aportan muy pocas calorías, te ayudan a adelgazar, son diuréticos, antioxidantes... ¿Necesitas más razones?

Frutos secos 
Son tan crujientes como las patatas fritas, también los puedes guardar en bolsas, tienen menos calorías (aunque no puedes abusar de ellos) y, además, te aportan grasas saludables omega 3 y 6, buenas para el corazón. 

Garbanzos crujientes especiados al horno 
Qué manera más sencilla, deliciosa y sana de engañar a tu cerebro. Estos garbanzos, además, te aportan fibra, son saciantes y retrasan la sensación de hambre. 

Rabanitos
Al igual que el apio, las zanahorias, quizá los alimentos que más utilizamos como crudités, los rabanitos también crujen. Tanto o más que las patatas fritas. Estos tubérculos, con un sabor ligéramente picante, son ricos en vitaminas, como la C, antioxidante, o la K, esencial para la salud ósea, la coagulación sanguínea y, se está viendo, para reducir los síntomas de la Covid-19. 

Te puede interesar