Señales que indican que el parto está cerca (y no conocías)

SER PADRES Por Julia VOSCO
Desde el momento en que se confirma el embarazo, comienza la dulce espera que finalizará con la llegada del bebé. O lo que es lo mismo, el parto. Ese momento tan temido como esperado. Sobre todo, para aquellas que van a convertirse en madres por primera vez.
mitos-embarazo-kSRB--620x349@abc

Dolor de espalda
Cuando empieza el trabajo del parto, aumentan las contracciones (para abrir el cuello uterino), lo que provoca dolores de espalda. En concreto, en la parte de los riñones.

No obstante, no debes confundirlas con las denominadas 'falsas contracciones'. Éstas se caracterizan por ser irregulares (no duran más de 30 segundos), y el dolor aparece en la parte baja del abdomen y en las ingles.

En cambio, con las 'reales', notarás un dolor que empieza en la espalda, continúa a ambos lados del cuerpo y se traslada hasta la parte baja del abdomen.

Cansancio
En el último trimestre, el bebé crece mucho más, y en las últimas semanas, su peso ya es considerable. Por este motivo, es habitual que la futura mamá se encuentre todavía más cansada, sienta fatiga e, incluso, experimente problemas de sueño.

Una alteración bastante frecuente, que también se debe a los nervios que se pueden experimentar en este último período, cuando ya se siente que el gran momento se acerca.

Mejora la digestión y la respiración
En cuanto se acerca la fecha de 'salir' al exterior, el bebé se encaja en la parte baja de la pelvis, haciendo que el útero, a su vez, descienda. 

Este cambio de posición es un pequeño 'alivio' para la madre, cuyos pulmones y estómago dispondrán, así, de mayor espacio. Lo que facilita que tanto la respiración como la capacidad para digerir los alimentos mejore.

Si notas esto, puedes estar tanto a unas semanas como unas horas de que empiece el parto.

Ir al baño frecuentemente
Durante la gestación, es normal que se vaya más al baño, pero la frecuencia aumenta todavía más en la recta final porque las vejigalas no son capaces de distenderse.

Es más, muchas veces se sentirá la necesidad de acudir para luego darse cuenta de que, en verdad, no tenía tantas ganas. Esto está motivado también por la posición del bebé que ya se encuentra encajado y casi preparado para salir al nuevo mundo.

Tapón mucoso
Seguro que en alguna ocasión has escuchado que, al expulsar el tapón mucoso, el parto es inminente. Pero nada más alejado de la realidad.

Aunque sí es un indicativo de que se aproxima, no quiere decir que vaya a comenzar en unas horas. En realidad, es una señal de que el cuello uterino ha empezado a dilatarse.

Este tapón es un flujo espeso y transparte, y lo cierto es que muchas mujeres no se dan cuenta de que ha salido porque, en ocasiones, le puede llevar varios días y hasta caerse dentro del inodoro.

Te puede interesar