Señales que indican que tu hijo tiene alergia a la proteína de la leche de vaca

SER PADRES Por Ana COHEN
Es una de las más comunes en menores de un año, pero su diagnóstico no es sencillo. Por ello, resulta esencial prestar atención a ciertos signos que nos indican su presencia, y que pueden pasar desapercibidos
images?q=tbn%3AANd9GcSXmPVr0yz4YTecm9U2Fy27QODdbdTF5QrY8g&usqp=CAU

Cada vez hay más niños con alergias,  el número aumenta en un 2% cada año, y calcula que, en las próximas décadas, el 50% de pequeños que viven en países desarrollados sufrirán este problema. Una de las más comunes (y desconocidas) en menores de un año es la alergia a la proteína de la leche de vaca, que afecta a un 30% de los niños con alergias. Se trata de una respuesta inapropiada del sistema inmunitario frente a las proteínas de la leche de vaca, lo que provoca una enfermedad multiorgánica, que se manifiesta de diversas formas.

¿Cuáles son sus causas?
Tal y como nos explica el doctor Manuel Blanco, de Danone Specialized Nutrition, existen varios motivos que explican el incremento de esta alergia:

La contaminación ambiental. “Sabemos que un entorno con mayor contaminación provoca que aumente el número de alergias”, detalla.
Las cesáreas. “Cuando el niño, en vez de salir por el canal vaginal, lo hace por cesárea, tiene menos contacto con la flora bacteriana de la madre, y se sabe que la pérdida de se contacto hace que la microbiota de ese niño sea más pobre”, comenta.
El uso indiscriminado de antibióticos en la infancia. “Aunque un antibiótico lo que hace es matar al ‘bicho’ de una enfermedad concreta, también afecta a los microorganismos de la flora intestinal de ese niño, alterando su microbiota. Por este motivo es tan importante tomarlos con prudencia”.

¿Cómo detectar si tu hijo tiene alergia a la proteína de la leche de vaca?
El médico afirma que existen tres grupos de síntomas:

Los cutáneos. Manifestaciones en la piel en forma de urticarias o zonas rojas en los pliegues.
Los digestivos, como diarreas, e incluso sangre en las heces.
Los respiratorios. Dificultad para respirar, pitidos, tos, ronquera…

El doctor Manuel Blanco incide en que la alergia a la proteína de la leche de vaca no es fácil de diagnosticar. En especial, si se manifiesta de forma cutánea, puesto que muchas veces se ha llegado a confundir con la dermatitis del pañal o con una urticaria. “En ocasiones, se requiere de dos a cuatro visitas al pediatra para detectarlo”, comenta, e insiste en que es primordial estar alerta a cualquiera de estos síntomas. De lo contrario, si no se detecta, el niño empeora, pudiéndose producir una inflamación de su intestino, y crece el riesgo de desnutrición, debido a que la afectación digestiva crónica desencadena una diarrea persistente.

Por ello, los padres deben estar muy atentos a cualquiera de estas señales, y consultarlo con su pediatra, para que éste pueda darles el diagnóstico correcto.

Te puede interesar