Día mundial del cáncer de riñón: ¿qué tener en cuenta para prevenirlo?

Se diagnostican cinco mil casos por año en la Argentina. No fumar, controlar la presión arterial, mantener un peso adecuado y hacerse chequeos periódicos son las mejores medidas preventivas.
cancer-de-rinon-11

Cerca de cinco mil nuevos casos por año se diagnostican. En su mayoría, en hombres y a partir de los 50 años. Ocupa el quinto puesto en la lista de tumores más frecuentes en la Argentina detrás del cáncer de mama, de colon, de próstata y de pulmón. Se trata del cáncer de riñón.

 Hoy, 18 de junio, se conmemora el Día Mundial de esta enfermedad y, en ese marco, desde la Asociación de Pacientes VICARE (Vivir con Cáncer Renal) resaltan la importancia de mantener hábitos saludables para la prevención.

No fumar, controlar la presión arterial, mantener un peso adecuado y hacerse chequeos periódicos son las acciones al alcance de las personas para prevenir el cáncer renal. Ser hombre, tener más de 50 años, ser afrodescendiente y estar en tratamiento de diálisis son los factores que no se pueden modificar y que incrementan riesgos.

“Si bien en las etapas tempranas de la enfermedad, por lo general, no se generan síntomas, uno de los primeros puede ser la presencia de sangre en la orina en forma visible o bien registrar un número elevado de glóbulos rojos en un examen de orina”, explica el médico oncólogo Matías Chacón (M.N. 86.697).

 
En el caso de presentar dolor, fiebre, pérdida de peso, anemia o la “autopalpación de algún bulto” es importante consultar con el médico de cabecera, indica el doctor, expresidente de la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC).

 “También hay pacientes que presentan episodios de hipertensión arterial sostenida sin conocerse previamente como hipertensos. En la actualidad, la mayoría se diagnostica a tiempo, sobre todo gracias a hallazgos casuales en ecografías abdominales”, señala.

En más del 60 por ciento de los casos -continúa el especialista-, los diagnósticos de tumores renales suelen darse en etapas tempranas por hallazgos incidentales en ecografías, lo que permite el diagnóstico y tratamiento en pacientes con tumores más pequeños.

No hay específicamente indicaciones de estudios de detección precoz para esta enfermedad. Los pacientes con historia familiar de cáncer renal o síndromes hereditarios son la excepción, ya que “obligan a los individuos a un seguimiento con el médico especialista, que orientará e indicará estudios de control”.

Quienes atravesaron por esta afección a lo largo de los años no contaban con un acompañamiento emocional ni tampoco con la información clara al respecto. Dado ese vacío, Claudia Miranda -a quien se le detectó un tumor en 2009 y le extrajeron un riñón- decidió fundar la primera ONG de pacientes con cáncer renal (VICARE).

"Es muy importante prevenir cuando hay un caso en la familia: mis hijos y mis sobrinos se hacen controles para detectar tempranamente la enfermedad mediante una ecografía de abdomen", destaca la presidenta de la asociación que tiene como objetivos concientizar y prevenir.

“La cirugía es el tratamiento más importante con carácter curativo cuando la enfermedad está en el riñón. Consiste en la extirpación del tumor y el tejido circundante. Puede ser realizada por vía abierta, laparoscópica o robótica, dependiendo del entrenamiento de cada profesional”, describe el doctor Chacón.

Cuando el tumor es menor a dos centímetros o el paciente tiene otras patologías que elevarían el riesgo de complicaciones operatorias "se puede observar o vigilar sin tomar ninguna conducta quirúrgica". Si la afección se "instaló" en otros tejidos afuera del riñón, "las opciones apuntan a reducir el tamaño de las lesiones en forma significativa y por períodos prolongados".

“Sentir que no estás solo, sobre todo en el contexto actual, es muy importante para los pacientes. Queremos ayudar a quienes atraviesan el cáncer renal, les decimos que sigan adelante, que nosotros queremos acompañarlos”, concluyó Miranda.

Te puede interesar