Erotofobia y erotofilia, dos formas extremas de vivir la sexualidad

SEXUALIDAD Por Carola LEVI
Son dos polos opuestos. Cada persona puede identificar su lugar en la escala entre sentirse muy cómodo o demasiado molesto al vivir el sexo.
1505923322_977725_1505923392_noticia_normal

Según la personalidad de cada uno y la cultura en la que viva, se puede mantener percepciones más positivas o negativas de la sexualidad. Si mantiene una percepción positiva, se dirá que son personas más cercanas a las erotofílicas y por el contrario, si hay ideas y creencias en contra de la sexualidad, se podrá decir que son más afines a las erotofóbicas.

"Está asociado a los rasgos de personalidad, con la educación sexual recibida, con la forma en que cada uno se fue desarrollando y con las experiencias transitadas. Se ponen en juego emociones como la culpa y la vergüenza, que a veces vienen de la mano de aprendizajes sexuales rígidos y disfuncionales Si, en cambio, lo aprendido es que la sexualidad es algo placentero y con margen para la flexibilidad, se va a vivir de manera satisfactoria", explica a Con Bienestar el sexólogo Federico Rinaldi (M.N. 46.757).

"Los erotofílicos extremos suelen ser ávidos usuarios de pornografía y otras prácticas sexuales menos habituales. El sexo es la prioridad en sus vidas", señala la sexóloga Analía Urretavizcaya (M.N. 21.778).

En el polo opuesto, las principales conductas erotofóbicas son:

 - Tener al sexo como el principal enemigo en la vida.

 - Mantener reacciones violentas e histéricas ante cualquier tipo de contacto sexual.

- Mostrar frialdad y timidez.

- Mantener poco contacto físico.

Los erotofóbicos se caracterizan por expresiones de miedo y culpa con respecto al sexo. Tienen más reacciones negativas con respecto al material sexualmente explícito y tienen relaciones sexuales con menor frecuencia y con menos compañeros a lo largo del tiempo.

"El hecho de tener mucho sexo no significa necesariamente ser erotofílico. Si un hombre, por ejemplo, acuñó la idea de que será más masculino si se tiene muchas relaciones sexuales, lo puede vivir con exigencia y no con placer", aclara Rinaldi. La erotofilia es tener la visión de la sexualidad como algo positivo y placentero, donde el objetivo es el disfrute", concluye el sexólogo.

Te puede interesar