Anota estos tips para reducir (de verdad) el azúcar en tu dieta

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Julia VOSCO
No es la guía definitiva, pero sí un decálogo elaborado por nuestra nutricionista para que consigas, poco a poco, liberarte de la ‘adicción’ que crea su consumo continuado
images?q=tbn%3AANd9GcRsuypIHyH2dHymp1wP6nRMhf3lta-5oCc9kyGfdE0bZqN9vTNr&usqp=CAU

Cómo podemos controlar y disminuir el consumo de azúcar? La respuesta es paciencia, pues lo mejor es ir disminuyendo la cantidad diaria poco a poco hasta que consigas eliminarla por completo de tu alimentación. Para ello, te damos una serie de consejos con los que queremos facilitarte la tarea:

Si endulzas tus bebidas, añade cada vez una cantidad menor de endulzante; verás como tu paladar se va acostumbrando hasta conseguir tomarla apreciando su sabor natural.

Consume productos frescos, como frutas y verduras enteras. Si utilizas conservas, elige las que no lleven azúcares o edulcorantes. Nuestro objetivo final debe ser conseguir que los aportes de azúcares provengan todos ellos de alimentos naturales.

Reduce el consumo de alimentos ricos en azúcares, como la bollería, las mermeladas, los yogures azucarados o de sabores. Ten en cuenta en qué lugar aparece el propio azúcar dentro de su listado de ingredientes y recuerda que éste va en relación al porcentaje que existe dentro del producto. Verás como todo lo que puedas hacer en casa será mucho más sano y nutritivo, pues controlarás ese porcentaje de azúcar y podrás ir disminuyendo su cantidad. Aún así, el consumo de este tipo de alimentos debe ser ocasional.

Disminuye todo lo que puedas los platos precocinados y las salsas. Los alimentos ultraprocesados suelen llevar algún tipo de azúcar añadido que se suele utilizar como conservante.
Los edulcorantes deben servirte como puente en el proceso de disminución de azúcares y, si los utilizas, elige los que menos puedan dañarte a nivel intestinal: la estevia, la sucralosa o el eritritol.

Como los azúcares naturales se asimilan más lentamente, son ricos en fibra, vitaminas y otros nutrientes, además de transformarse en energía, podemos utilizarlos como buenos endulzantes. Por ejemplo, una manzana asada o en compota, el plátano triturado, dátiles, orejones, pasas e higos.

Te puede interesar