Qué es el "ayuno de la piel", el método japonés que cuida el cutis sin cremas

NOTICIAS DE INTERÉS Por Julia VOSCO
Alivia y desintoxica la cara. Pero, ¿es saludable? ¿Alcanza? ¿Es para todas?
noticia-1562801214-tips-belleza-cuidado-piel-invierno-pasos

La última tendencia japonesa, viral en Internet, es el ayuno de la piel. Consiste en pasar una buena cantidad de tiempo sin lavarse, tonificarse, hidratarse ni humectarse la cara. Puede ser durante uno o varios días, una semana o incluso un mes entero, depende de lo que se busque.

Esta práctica implica una rutina para “desintoxicar” el cutis, evitando usar cualquier tipo de producto, loción, crema o sustancia. El objetivo es que la piel “respire” y la oleosidad natural se neutralice. Surge igual la pregunta, ¿es una técnica saludable? 

“Hay que pensar que esta práctica viene de una cultura como la de Japón: no tienen exposición al sol y llevan una dieta estricta, rigurosa y libre de toxicidades como el cigarrillo”, explica a Con Bienestar la dermatóloga Irene Bermejo (M.N. 60.438).

La especialista, además, hace hincapié en que hay que tener mucha precaución con este tipo de “desintoxicación”: no es para todas. La teoría japonesa recomienda aplicar esta técnica en pieles neutras.

“Hay que tener cuidado, en especial, si la quiere realizar una persona con piel atópica, alérgica o seca, porque la piel puede caer en un resecamiento o en un estado eczematoso, con ardor, molestias o enrojecimiento”, advierte Bermejo.

De la misma manera y al otro extremo, cuando una piel grasosa u oleosa no es humectada, empieza a deshidratarse con mucha facilidad. “Este tipo de procedimientos está orientado a una piel normal. Transpolar modas indiscriminadamente puede hacernos caer en errores serios”, concluye la dermatóloga.

Teoría del ayuno de la piel
Quienes adoptaron esta técnica aseguran que se trata de una especie de “abstinencia”, “purga” o “eliminación” de productos para el cuidado estético. También, se hace referencia al descanso que requiere la piel para poder recuperarse y recomponerse por sí misma.

Antes de tomar una decisión e inclinarse por una moda, lo ideal es siempre consultar con un médico dermatólogo o especialista en cuidados de la piel. Será el profesional el que, según el cutis de cada persona, elegirá el tratamiento más adecuado para cubrir las necesidades.


 
 
 
 
 
 
 

Te puede interesar