Cuándo se usa la melatonina en los bebés que no duermen

SER PADRES Por Julia VOSCO
Es una hormona producida en el organismo durante la fase oscura del día. Si falla y el sueño se interrumpe, un pediatra puede aconsejarla en forma sintética.
recien-nacido-durmiendo

Los problemas para conciliar el sueño de los chicos se pueden resolver con buenas rutinas para la hora de dormir. Tener horarios fijos y evitar siestas prolongadas pueden ser de gran ayuda. Parece fácil pero se calcula que tres de cada 10 consultas al pediatra están relacionadas con algún problema ligado al sueño.

Dentro de esa preocupación porque los hijos no duermen toda la noche de corrido, hay padres que consiguen en la farmacia gotas de melatonina, porque son de venta libre y "naturales". Pero deben ser recomendadas en todo caso por un especialista, sólo como complemento de nuevos hábitos para favorecer el descanso.

La melatonina es una sustancia natural producida por un área del cerebro llamada glándula pineal. Se libera naturalmente durante la noche y le dice al cuerpo que es hora de dormir.

"Si bien se puede utilizar a partir de los seis meses de edad, puede ayudar para disminuir la resistencia del niño al sueño y favorecerlo, pero no puede estar separado de las medidas de reeducación que requiere todo chico para aprender a dormir y lograr un sueño de buena calidad", responde a Con Bienestar la neuróloga y especialista en medicina del sueño Celia Daraio (M.N. 77.713).

Al menos 7 de cada 10 chicos con trastorno generalizado del desarrollo presentan problemas de sueño. En estos casos, la melatonina demostró que ayuda en el adelanto del inicio del sueño y en el aumento del tiempo total de sueño.

"Otras indicaciones específicas en chicos también puede darse por problemas serios en la visión, ya que el cuerpo no reconoce el cambio de luces que incitan al sueño. También en trastornos secundarios a problemas psiquiátricos, como la depresión infantil o el trastorno de hiperactividad con déficit de atención (THDA), por ejemplo", señala la especialista.

Un sueño de calidad promueve el desarrollo cerebral, mejora la memoria, favorece un mejor comportamiento y disminuye la irritabilidad. "La clave esta en enseñar a dormir", insiste la médica. Para lograrlo, hace falta dedicación, paciencia y rutina claras.

Te puede interesar