Un estudio comprobó que las lágrimas pueden contagiar el coronavirus

NOTICIAS DE INTERÉS Por Ana COHEN
Una reconocida institución científica de Italia reveló que los ojos no solo son una de las puertas de ingreso del virus al organismo sino también una potencial fuente de contagio.
o-POR-QUE-LLORAMOS-facebook

La pandemia de coronavirus puso a los científicos del mundo a trabajar arduamente en busca de una vacuna, tratamiento o información que permita conocer más a este virus que ya causó la muerte de más de 700 mil personas en el planeta. Ahora, un equipo de investigadores italianos descubrió que el COVID-19 puede contagiarse a través de las lágrimas.

Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas “Lazzaro Spallanzani”, de Roma, reveló que tras una muestra ocular tomada a fines de enero, tres días después del ingreso de un paciente infectado a la institución, que además tenía conjuntivitis bilateral, los investigadores lograron aislar el virus.

Con esta novedad, los científicos lograron demostrar que, además de en el sistema respiratorio, el coronavirus también es capaz de replicarse en las conjuntivas.

Este hallazgo, publicado en la revista Annals of Internal Medicine, es relevante para la salud pública, tanto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) solicitó información de la investigación cuando aun se encontraba en la fase preliminar.

“Esta investigación muestra que los ojos no son solo una de las puertas de entrada para que el virus ingrese al cuerpo, sino también una fuente potencial de contagio”, explicó Concetta Castilletti, directora de la Unidad Operativa de Virus Emergentes del Laboratorio de Virología Spallanzani.

Frente a esto, la experta destacó "la necesidad del uso apropiado de dispositivos de protección en situaciones tales como exámenes oftalmológicos que se consideraban relativamente seguros en comparación con los riesgos de contagio que representa este virus".

La investigación realizada en el Instituto Spallanzani arrojó también que las muestras oculares pueden ser positivas aun cuando las nasales ya no muestran rastros del virus. Por ejemplo, el paciente usado para este estudio, dio negativo en el test nasal a tres semanas de su ingreso al hospital, pero débilmente positivo en el ocular, y lo mismo se mostró en los resultados 27 días después de la internación.

Los científicos italianos remarcaron que todavía necesitan realizar más estudios para determinar por cuánto tiempo el virus permanece activo y es potencialmente infeccioso en las lágrimas. Cabe destacar que el análisis molecular releva solo la presencia de RNA viral en la muestra, y solo el aislamiento del virus en un cultivo celular puede revelar su capacidad infecciosa.

Marta Branca, directora general de esta institución de referencia en Italia, aseguró que este descubrimiento "es otra pequeña pieza que se inserta en el complicado rompecabezas de este virus". Y señaló: "Nuestra satisfacción es contribuir con esta investigación a dar a conocer mejor los mecanismos de contagio y, por lo tanto, a crear mayor conciencia y seguridad en los operadores llamados a confrontarse con la gestión clínica de los pacientes".

Tras conocerse esta información, el presidente de la Asociación Italiana de Oftalmólogos (AIMO), Luca Menabuoni, hizo hincapié en la importancia del uso adecuado de los dispositivos de protección durante los exámenes de la vista.

Te puede interesar