Cuarentena obligatoria: el teletrabajo ¿llegó para quedarse?

NOTICIAS DE INTERÉS Por Julia VOSCO
El aislamiento forzó a las empresas a implementar el home office, aunque no sin dificultades. Qué pasará después de la pandemia
la-falta-de-espacio-adecuado___LpHEb9ZIC_1256x620__1

La mayoría de las empresas argentinas estaban en una fase de escaso desarrollo del home office cuando la cuarentena obligatoria las obligó, en tiempo récord, a implementar alguna modalidad de trabajo a distancia.

En este contexto, ¿cuán probable es que el teletrabajo persista más allá de la pandemia? Empujadas al trabajo remoto, empresas y personas están en un proceso acelerado de aprendizaje, no necesariamente exitoso o placentero. Pero para los especialistas la clave es que el avance en materia de virtualidad en el trabajo hará que muchos piensen en incorporarla de modo más sistemático.

 
Hasta la irrupción del coronavirus y el aislamiento social obligatorio, el teletrabajo había crecido sólo en empresas muy digitalizadas o para cierto tipo de posiciones. Las grandes empresas ya habían incorporado el home office como un beneficio para algunos de sus empleados: un día de trabajo por semana en casa, sin perder tiempo en traslados, pudiendo llevar o buscar hijos de o a la escuela y participar de la dinámica familiar.

 
De ahí a la obligatoriedad de trabajar continuamente en el entorno hogareño hay una enorme distancia. “En un mismo espacio se encuentran el trabajo tradicional, el trabajo de supervisión de las tareas de los hijos, el trabajo de higiene y alimentación en casa y el ocio, lo cual implica reacomodar la agenda, la rutina y administrar esa complejidad, todo sumado a lo emocional: cómo se para la persona frente a una posibilidad de enfermedad”, detalla Cecilia Pedró, docente del Departamento de Economía y Desarrollo Profesional del ITBA, especializada en gestión de recursos humanos.

A esta complejidad dada por la coyuntura de la cuarentena, se agregan las dimensiones legal, tecnológica y cultural. “Desde el lado legal, hay poca legislación sobre teletrabajo y con regulaciones que hoy por hoy son imposibles de cumplir, como por ejemplo que las ART tienen que ir al lugar de trabajo, para ver si cumple con las condiciones ergonómicas”, ejemplifica Mara Schmitman, consultora en recursos humanos para empresas y áreas de tecnología.

Diego Freire, director de Personas de VISMA Latinoamérica, va más allá: “Hasta que no se cambie la ley de contrato de trabajo o las normativas legales que habiliten a las empresas a ser eficientes en lo que hacen, las empresas se sienten atadas. Es obsoleto pensar que uno como empleador tiene que disponer que cada uno tenga una silla ergonómica o un escritorio adaptado para que ese trabajo se pueda hacer remoto: hoy ya mucha gente trabaja con celulares. La tecnología avanza mas rápido que la ley. Por eso, las empresas no se van a sentir respaldadas para hacer home office”, subraya.

Otro aspecto que traba este desarrollo es la falta de equipamiento tecnológico y de capacitación para el uso de herramientas. “Las empresas que hace tiempo trabajan con esta modalidad, le dan de entrada las herramientas a sus empleados para que puedan trabajar en su casa, incluso les pagan Internet para que tengan buena conexión”, asegura Schmitman.

Pero para los especialistas es la tercera pata, la cultural, la más importante para que se produzca una incorporación definitiva del home office. “La transformación digital no tiene que ver con herramientas, sino con la disposición física del trabajo remoto, con tener una rutina, entender cómo es el trabajo por objetivos y poder planearlo”, enfatiza.

En el mismo sentido va la reflexión de Alejandro Bianchi, presidente de Liveware: “Es muy común que la gente piense que el trabajo remoto es solamente cuestión de tecnología. La tecnología es un facilitador de un cambio. Después de que pase esta coyuntura, va a ser necesario que las empresas se sienten y lo piensen para poder impulsar un verdadero cambio de cultura”, dice.

Esto se debe a que implementar trabajo a distancia implica un nuevo paradigma de liderazgo: “Cambia el modo en que dirigís a la gente. La percepción de un gerente que tiene a sus colaboradores frente a él en sus escritorios, es que está en control de la situación. Cuando el trabajo es remoto, no sabe muy bien qué es lo que están haciendo. Ese es uno de los problemas principales”, describe.

Lo cierto es que los cambios se aceleraron. “Hace una década, las video conferencias eran un proceso extremadamente caro, para muy pocos”, recuerda Maximiliano Hernández, gerente regional de Logitech para Cono Sur. “Primero aparecieron software abiertos; luego, con los smartphones, las aplicaciones y algoritmos que permiten mostrar video y sonido y enviarlo usando muy poco ancho de banda, y de forma muy segura. Nosotros que estamos en el negocio lo vimos, pero el común denominador de la gente, si no lo necesitaba, lo seguía viendo como algo caro y difícil”, señala.

Ahora el salto se volvió obligatorio: “Lo que va a quedar de todo esto es que las empresas que no tenían estas prácticas van a entender que un empleado puede quedarse en su casa una vez por semana y eso se convierte en un beneficio para el empleado”, agrega Hernández. “No creo que haya compañías que de hoy a mañana vayan a pasar a trabajar 100% a distancia, pero va a ser una práctica cada vez más habitual”. Bianchi por su parte subraya que el aumento del teletrabajo redunda en beneficios también para las empresas y para el medio ambiente, aportando a una economía sustentable.

“El futuro lo iremos descubriendo, pero esta situación límite nos obliga a hacer algunas cosas que si no, no hubiésemos hecho y nos obliga a aprender que algunas limitaciones están sólo en la cabeza”, dice Thomas Wallet, coach de agilidad en Kleer.

Te puede interesar