Mayores de 65: cómo hacer para que no se sientan solos y con miedo en el aislamiento

SALUD Por Julia VOSCO
Tienen el índice más alto de casos graves, las visitas restringidas y una mayor posibilidad de contagio. Por eso, la contención familiar es clave.
bigstock-elderly-couple-cheerful-elder-236427541

Acostumbrados a los besos, a los abrazos, a los mimos, y enfrentados ahora al aislamiento, los recaudos extremos de higiene y las restricciones de la vida en comunidad, las personas mayores de 65 años demandan en estos días especial cuidado. Es uno de los desafíos más preocupantes de las medidas adoptadas para evitar la multiplicación de los contagios de coronavirus.

"Todavía tenemos mucho por aprender sobre la forma en que la COVID-2019 afecta a los humanos, pero parece que las personas mayores y las que padecen afecciones médicas preexistentes (como hipertensión arterial, enfermedades cardíacas o diabetes) desarrollan casos graves de la enfermedad con más frecuencia que otras", señalan los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Precauciones
"Además de evitar el mate y darse besos, que son recomendaciones generales, los adultos mayores deben seguir recomendaciones más puntuales, como la de mantenerse hidratados y bien alimentados, con variedad nutricional", recomienda la doctora Viviana Lens (MN 164.736), especialista en geriatría y medicina del dolor.

La especialista sugiere también que los adultos mayores hagan algún tipo de actividad física dentro del domicilio y que no abandonen la medicación de base.

"Si bien el ideal es el aislamiento total, 100 por ciento, es imposible que no dependan de algún cuidador o familiar que les haga las compras. Sin embargo, no todos tienen contención familiar y sí o sí precisan salir solos, para ir al almacén o a la farmacia", reconoce la médica. Y más extremo aún es el caso de las personas en estado frágil o están postradas: "Aquí hay que acentuar mucho más todas las recomendaciones", señala Lens.

El mayor riesgo en los mayores de 65 años se debe además a un debilitamiento del sistema inmune, algo propio de la edad.

Los que están internados

"En nuestro caso redujimos los pacientes ambulatorios y decidimos mantener al personal médico que no está tan expuesto, es decir que no trabajan en ámbitos hospitalarios", cuenta a Con Bienestar José Mandarano, director del Instituto Neurotraumatológico de Alta Recuperación (INAR) .

En cuanto a las visitas, se determinó que sea de a una por paciente, con turno y barbijo, en un lugar completamente desinfectado antes y después del encuentro.

Una forma de sustituir el acompañamiento presencial es chatear con los mayores por WhatsApp, conversar por Skype como hacen estos días los psicólogos con sus pacientes, y, quizá, rescatar del olvido el correo tradicional, con cartas escritas a mano, que ojalá lleguen a destino cuando todo esto pase.

Te puede interesar