La razón por la cual lo que comemos puede afectar nuestra salud mental

¿Puede la comida influenciar en nuestra salud mental?
Comida2

Está comprobado que una dieta saludable tiene un impacto positivo en nuestra salud física. Pero ¿qué hay de enfermedades mentales como la depresión? ¿puede la comida influenciar en nuestra salud mental? Aunque te sorprenda, la respuesta es sí.

Más de 41 estudios publicados durante los últimos ocho años revela que ciertas dietas parecen tener un efecto positivo para el estado de ánimo y al contrario, que ciertos hábitos alimenticios pobres aumentan el riesgo de depresión.

Después de analizar decenas estudios de Reino Unido, Francia, España, Australia y Estados Unidos, en los que participaron unas 31.000 personas, el equipo investigador concluyó que los alimentos procesados y los que contienen grandes cantidades de grasa o azúcar conducen a la inflamación, no solo del intestino sino de todo el cuerpo, en lo que se conoce como “inflamación sistémica”.

Según la doctora Camille Lasalle, que lideró el análisis “una dieta pro inflamatoria puede inducir a la inflamación sistémica y esto puede hacer aumentar directamente el riesgo de depresión de una manera significativa”.

“La inflamación crónica puede afectar a la salud mental al transportar moléculas pro-inflamatorias al cerebro. También puede afectar a las moléculas neurotransmisoras responsables de la regulación del estado de ánimo”, agregó la doctora que trabaja en el departamento de epidemiología y salud pública de UCL.

Y al contrario, los académicos comprobaron que quienes seguían una dieta mediterránea tradicional (vegetales, legumbres, cereales, aceite de oliva, pescado, frutos secos, carnes y lácteos) tenían una probabilidad mucho menor de desarrollar depresión, que es de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mayor causa de enfermedad y discapacidad en el mundo.

Según Lasalle, “una dieta pobre puede aumentar el riesgo de tener depresión ya que estos resultados son de estudios longitudinales que excluyeron a su inicio a la gente con depresión”.

Los estudios longitudinales son un tipo de estudio observacional que investiga al mismo grupo de gente de manera repetida a lo largo de un período de tiempo. “Estos estudios observaron cómo la dieta en el punto de partida está relacionada con los nuevos casos de depresión”, dijo la investigadora.

Pero ella misma acepta que todavía no existen pruebas clínicas sólidas que corroboren ese vínculo causal hallado en los estudios observacionales. Para eso hace falta hacer estudios más rigurosos y específicos, como por ejemplo un ensayo aleatorio controlado en personas con riesgo de depresión.

Te puede interesar