El efecto de saciedad de las proteínas

Las proteínas son moléculas formadas por aminoácidos que están unidos por enlaces (enlaces peptídicos).
Mujer-comiendo-pescado

El orden de los aminoácidos depende de la genética de la persona. Las proteínas son aproximadamente la mitad del peso de los tejidos del organismo y están presentes en todas las células del cuerpo. Incluso participan en los procesos biológicos que se producen.

Funciones de las proteínas
Las proteínas desempeñan un papel fundamental en el organismo. Son esenciales para el crecimiento, gracias a su contenido de nitrógeno. Además, también lo son para la síntesis y el mantenimiento de los tejidos y componentes del cuerpo como la hemoglobina, los jugos gástricos, las hormas, las enzimas y las vitaminas. Asimismo, ayuda a transportar determinados gases a través de la sangre como el oxigeno y el dióxido de carbono. Otras funciones más específicas son la de los anticuerpo, tipo de proteínas que actúan como defensa natural frente a infecciones o agentes externos.

Efecto saciante

Las proteínas son esenciales en la dieta. Es por ello que es necesario consumir proteínas en la dieta para ayudarle al cuerpo a repararlas y producir nuevas células. Siendo importantes para el crecimiento y desarrollo de mujeres embarazadas, niños y adolescentes.

El consumir proteínas va a producir en el organismo un efecto de saciedad, lo que al final se traduce en perder peso gracias al impacto que tiene en el metabolismo. Una ingesta de alimentos proteicos produce un gasto energético mayor para poder digerir. Las proteínas tienen mayor dificultad de digerirse, por lo que requieren más recursos que otros nutrientes para hacer el proceso de digestión. Así que habría que asegurar que la dieta tenga suficientes proteínas, ya que así tendrá un gran apoyo en la pérdida de peso, siempre y cuando se combinen con hábitos nutricionales y ejercicios.

Las legumbres, el huevo, los frutos secos, la carne y el pescado van a ser piezas clave para minimizar medidas, por lo que no habría que basar la alimentación solo en frutas y verduras que tienen pocas calorías, pero también una cantidad inferior de nutrientes.

Recuerda que es vital consumir alimentos saciantes para comer menos calorías en el día, sin dejar de comer saludable ni mucho menos pasar hambre. Mantén en equilibrio la dieta sin caer en excesos para estar sano.
 

Te puede interesar