Coronavirus: murieron dos pasajeros del Diamond Princess, el crucero en Japón donde viajaban argentinos

Las personas con resultado negativo para COVID-19 comenzaron a desembarcar. El país asiático se encuentra entre los que más contagios registra, al margen de China.
diamond_princess

Un hombre de 87 años y una mujer de 84, ambos de nacionalidad japonesa y con complicaciones de salud previas, son las dos primeras víctimas mortales del COVID-19 entre los 621 pasajeros del crucero Diamond Princess, según informó este jueves el Ministerio de Salud nipón en un comunicado.

Las muertes se conocen un día después de que terminara la cuarentena en la que se encontraba el crucero y de que comenzaran a abandonar el barco varios centenares de pasajeros que que dieron negativo en los test sobre el virus.

En el barco, que estuvo aislado desde el 3 de febrero, viajaban en total ocho argentinos, de los cuales uno resultó infectado y permanece internado en recuperación en un hospital japonés.

A bordo del Diamond Princess había unos 3.700 pasajeros cuando se decretó su aislamiento, y algo menos de dos mil de ellos siguen a bordo a la espera de conocer los resultados de sus test médicos, por lo que el número total de contagios puede aumentar.

Críticas y defensa
La controvertida gestión de la crisis del crucero generó críticas de expertos japoneses y de organismos extranjeros como el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, el primer país que decidió evacuar a sus ciudadanos del buque antes del fin de la cuarentena.

Una de las voces que se alzó en contra de las autoridades niponas fue el especialista en enfermedades infecciosas Kentaro Iwata, que tachó de "caótico" y "completamente inadecuado" el procedimiento de seguridad sanitaria aplicado durante y después de la cuarentena.

"Han tenido a 3.700 personas encerradas durante 14 días, así que había potencial para que el virus se propagara. Las medidas de control tienen que ser muy rigurosas, muy profesionales y muy completas, pero yo no vi nada de eso", dijo el profesor del Hospital Universitario de Kobe que visitó el barco durante la cuarentena.

Iwata, que se encuentra en aislamiento autoimpuesto "para no contagiar el virus a otros", afirmó que las autoridades deberían someter a una nueva cuarentena a todos los pasajeros que abandonan el barco aunque no hayan dado positivo en los test del virus.

De hecho, varios de los países que repatriaron a sus ciudadanos del Diamond Princess decidieron someterlos a un nuevo período de aislamiento para asegurarse de que no estaban contagiados o no portaban el virus en período de incubación, entre ellos Estados Unidos y Canadá, además de Hong Kong.

El Ejecutivo nipón, por su parte, defendió sus medidas como "las más apropiadas". Así lo afirmó el ministro vocero del Ejecutivo, Yoshihide Suga, que también señaló que expertos médicos han estado a cargo de las medidas de control de infecciones a bordo.

"Es cierto que es la primera vez que tenemos un caso así de un barco con 3.700 personas de 56 países a bordo. Se están realizando los máximos esfuerzos para garantizar la salud de la gente y aún es pronto para analizar lo que se está haciendo", dijo Suga.

Japón, entre los países con más contagios
Al margen de los casos del crucero, hasta la fecha se han registrado más de 80 contagios del COVID-19 y una muerte en varias partes del territorio nipón, muchos de los cuales sin conexión directa con la ciudad china de Wuhan, epicentro del brote.

Esto sitúa a Japón entre los países con más contagios del nuevo coronavirus -sin contar los del crucero- junto a Corea del Sur y Singapur, al margen de China.

La creciente inquietud por la propagación del virus alteraron varios eventos multitudinarios que estaban previstos para fechas próximas, entre ellos el maratón de Tokio, que se celebrará el día 1 de marzo únicamente con la participación de unos 200 atletas de élite en lugar de los 38.000 corredores que estaban inscritos.

Además, se canceló el saludo público de cumpleaños del emperador Naruhito, que estaba previsto para este domingo en el Palacio Imperial de Tokio y que iba a ser su primera aparición de este tipo desde que ascendió al trono el pasado 1 de mayo.

Te puede interesar