La depresión afecta a más de 300 millones de personas

SALUD Por Julia VOSCO
La depresión es un trastorno mental mucho más frecuente de lo que se cree. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) afecta a más de 300 millones de personas a lo largo del mundo y es la principal causa mundial de discapacidad.
mujer-triste

Su sintomatología es variable y más allá de que haya tratamientos eficaces para combatirla, más de la mitad de los afectados no los reciben. Entre sus motivos: falta de recursos y personal sanitario capacitado, además de la “estigmatización de los trastornos mentales y la evaluación clínica inexacta”.

Otros síntomas que presenta pueden ser "cambios en el peso corporal con disminución o aumento del apetito, trastornos en el sueño, enlentecimiento motor, fatiga, ideas de culpa o ruina, dificultades cognitivas e incluso pensamientos de muerte o intentos de suicidio".

En la depresión se ve afectada la voluntad de la persona repercutiendo a su vez en la vida social y laboral. "Existen muchas veces alteraciones psicomotoras que se manifiestan como enlentecimiento físico y mental pudiendo tener dificultades para concentrarse y tomar decisiones. Esto puede verse en ocasiones reflejado en el tono de voz, siendo esta lenta, pausada y monocorde", explica el médico.

Un nuevo paradigma
Una de las herramientas de diagnóstico primordiales que tienen los médicos para determinar la depresión es la comunicación con el paciente, la charla persona a persona. Pero la tecnología no quería quedarse afuera y es así que desde Israel buscan, mediante un programa, ayudar a los profesionales a diagnosticar esta y otras enfermedades a través del análisis de voz del paciente.

Se trata de una startup de este país, llamada VoiceSense, que afirma que su software puede diagnosticar enfermedades mentales al escuchar grabaciones de conversaciones telefónicas. Lo realiza mediante un análisis de diversos parámetros que determinan el estado de ánimo, entre ellos: el nivel de energía de la voz, la entonación, el ritmo y el énfasis.

Por su parte, el psiquiatra Archain explica: "Estos sistemas para detectar trastornos en los estados de ánimo podrían colaborar para una primera aproximación, pero de seguro habría que apoyarse en el resto de los síntomas del paciente". Y continúa: "Habría que ver si con el tiempo y puestos en práctica hay cierta evidencia que favorezca la detección específica, que sea un instrumento sensible".

"No hay biomarcadores hoy para rastrear la depresión. Nuestro producto ofrece un análisis psicológico objetivo, y es muy accesible, proporciona una imagen no solo de la salud mental sino también del bienestar de una persona", indica Yoav Degani, fundador y CEO de VoiceSense al portal The Times de Israel.

Esta empresa, que fue fundada en el 2000, está llevando a cabo un ensayo clínico de su tecnología de análisis predictivo basada en el habla para detectar la depresión en el Centro de Salud Mental más grande de Israel, con la intención de ver si existe una correlación entre los patrones del habla y este trastorno mental en particular, además de en diversas necesidades médicas como la esquizofrenia y el trastorno de estrés postraumático, entre otras. La prueba también busca determinar si es posible rastrear los cambios en los patrones del habla, para comprender los cambios en el estado de salud mental de una persona.

Desde esta startup lo que hacen es recopilar las conversaciones de los teléfonos celulares de un paciente, obvio, con su autorización y analizan, más que el contenido, la forma de expresarlo. Examinan los parámetros vocales prosódicos.

"Los resultados preliminares son significativos y muestran patrones de habla típicos que caracterizan a la población depresiva frente a los que no lo son, y muestra cambios en los patrones de habla cuando una persona está deprimida", describe Degani.

El software es independiente del idioma y ya fue validado en una amplia variedad de ellos. Además, esta tecnología ya es utilizada por diversas empresas para optimizar diversos sectores, como ser el de finanzas, centros de venta telefónica y recursos humanos.

"Si podemos predecir los grupos de riesgo, las personas podrán obtener un mejor tratamiento y evitar la hospitalización, o evitar hospitalizaciones repetidas", explicó el CEO, y agregó: “Idealmente, en el futuro, las personas darán muestras de voz a los médicos para controlar su bienestar, tal como hoy dan muestras de sangre”.

Te puede interesar