Alimentos que te ayudan a combatir el estrés

Nuestra alimentación puede ayudar a que nos sintamos mejor.
frambuesas-848x477x80xX

Palta
No nos extraña nada que el aguacate esté tan de moda, si además de tener un sabor tan agradable posee tantas cualidades beneficiosas. La última está relacionada con su facultad para reducir nuestra ansiedad, pues aporta más cantidad de potasio que el plátano y reduce la presión arterial. Además, como contiene grasas monoinsaturadas y vitamina B afecta muy positivamente a nuestro cerebro y a nuestras facultades cognitivas. Las vitaminas C, K, E del aguacate están, además, muy relacionadas con la percepción del alivio del estrés.

Frutos secos
Casi todos los frutos secos son considerados alimentos anti-estrés. Por un lado, producen un efecto desestresante cuando son masticados. Puede parecer una cuestión sin importancia, pero aquellos alimentos crujientes que hacen trabajar a nuestras mandíbulas producen un efecto positivo contra nuestra ansiedad y ayudan a percibir un mejor estado anímico.  Si nos centramos concretamente en las almendras, podemos apreciar que nos aportan una gran cantidad de antioxidantes, magnesio y vitamina E, que en suma se consideran un complemento muy beneficioso contra nuestro estrés, dado que actúan contra los radicales libres y ayudan a regular nuestras reacciones hormonales.

Frambuesas
Las frambuesas, de forma similar a otras frutos rojos, aportan un nivel muy alto de vitamina C por encima de las naranjas. Cuando tenemos satisfecho ese aporte diario conseguimos reducir los niveles de cortisona, y eso hace que nuestra percepción del estrés que soportamos se minimice.

Productos de trigo integral
El triptófano es el causante de que tanto la pasta de trigo 100% integral, como el pan o los productos derivados de avena integral, tengan cierto poder beneficioso a la hora de desestresarnos y hacernos entrar en procesos contra la ansiedad. Esto tiene que ver con que el triptófano es un regulador de la serotonina, la hormona del placer, que realiza funciones neurotransmisoras y que está, por tanto, presente en nuestras neuronas. Consumiendo productos con harinas no refinadas estamos regulando nuestro estrés y sintiéndonos mejor de forma natural.

Pescados grasos
Algunos pescados con alto contenido en ácidos grasos, como el salmón o la lubina, resultan muy saludables para nuestra alimentación y una muy buena alternativa a la carne. Pero, además, se ha demostrado que el omega 3 mantiene una relación muy beneficiosa contra el estrés, pues se trata de un ácido docosahexaenoico, también llamado DHA, que es un relajante natural y que ayuda a reducir gradualmente los niveles de estrés de quienes los consumen. Estos ácidos grasos también están presentes en otros pescados azules como el arenque y la sardina.

Quinoa 
No alcanzar un estado saciedad suficiente puede producir que nuestros estados de ansiedad o estrés cotidianos suban unos puntos. Esto está relacionado con los reguladores más primarios de nuestro ánimo, que cuando existen acciones fisiológicas primarias sin completar, como el sentimiento de hambre o sed, envían un mensaje subliminal al cerebro sobre que algo malo ocurre. Esta es la explicación por la que comer a veces nos puede generar un placer muy similar a la relajación, pues estamos produciendo sensación de saciedad, y esto bloquea la sensación negativa de nuestro cerebro sobre que tenemos una necesidad sin satisfacer. Los alimentos como la quinoa, que son muy ricos en fibra, son perfectos para generar saciedad de una forma prolongada y mantenernos ligeros durante más tiempo, sin pesadez ni situaciones adversas derivadas.

Te puede interesar