Ser 'pegano' es, más bien, una cuestión de alimentación

DIETAS Por Ana COHEN
Esta nueva dieta, que nos llega desde el otro lado del charco, promete grandes beneficios. Pero, ¿sabes en qué consiste y los alimentos que incluye?
dieta peg

LA DIETA PEGAN, ¿ES UNA DIETA MILAGRO?
Realmente no. Se trata de una dieta más bien concebida como un estilo de alimentación que, como indica su creador, si se sigue de una forma correcta, podría ayudarte a perder peso. Y, aunque en general, puede resultar una dieta saludable que adoptar de forma continuada, no debemos olvidar nunca que cualquier cambio alimenticio que se quiera realizar con este objetivo tiene que ser valorado por profesionales de la nutrición. En especial, aquellas personas que tengan alguna patología o condición especial, pues estos nos darán las pautas adecuadas que nos garanticen la obtención de todos los nutrientes que nuestro organismo necesita para funcionar correctamente.

¿QUÉ BENEFICIOS APORTAN?

  • Además de ayudarnos a perder peso, también puede contribuir (de nuevo, si se sigue de forma correcta) a reducir el colesterol y prevenir la diabetes.
  • En este tipo de dieta priman los alimentos frescos, locales y orgánicos, lo que aporta un beneficio, tanto para nuestra salud –son productos libres de aditivos, conservantes o pesticidas-, como para el medio ambiente.
  • Al eliminar casi completamente los productos ultraprocesados, se reduce la carga glucémica, ya que todos los demás alimentos incluidos contienen pocos azúcares o harinas refinadas.
  • Las grasas que se consumen son grasas buenas, que son cardiosaludables.
  • Reduce bastante el consumo de carne, sobre todo la roja, lo cual sigue siendo beneficioso para la salud.

¿QUÉ ALIMENTOS SE PUEDEN INCLUIR?
El estilo de alimentación pegan incluye muchos de los ingredientes fundamentales para el organismo. De la alimentación vegana recoge grupos imprescindibles, como son las frutas frescas, los frutos secos, semillas y cereales (sin gluten). De la dieta paleo recoge el consumo de la proteína animal y las grasas buenas. Sin embargo, no permite el consumo de lácteos, reduce mucho el consumo de azúcares y de productos ultraprocesados. Así, los alimentos que sí podrías consumir si te apuntas a la dieta pegan son:

Alimentos de origen vegetal, que se convierten en los principales protagonistas: frutas, verduras y hortalizas.
Proteínas animales; principalmente, huevos, carnes (incluida la roja, pero en pequeñas cantidades y nunca como plato único) y pescados.
Proteínas vegetales; es decir, legumbres, pero siempre con moderación.
Cereales integrales sin gluten: maíz, arroz, quinoa, trigo sarraceno o amaranto, por ejemplo.
Grasas buenas, como son el aceite de oliva virgen extra, el aguacate o los frutos secos.

Te puede interesar