Es mejor bajar dos kilos en un mes, que cinco y tener efecto rebote

DIETAS 09 de diciembre de 2019 Por
La operación verano con soluciones rápidas y extremas pueden traer problemas de salud
malva_adelgazar

Sabemos que, cerca del verano, se ofrecen miles de dietas rápidas por las redes sociales y en muchos medios de comunicación. El objetivo que las personas pierdan peso a gran velocidad. Sin embargo hay grandes posibilidades de que luego lo recuperes, incluso con algún que otro kilito de yapa.

Recordemos que en las dietas rápidas los primeros kilogramos que se pierden, se deben a la eliminación de agua corporal y no de tejido graso, ya que la grasa es un tejido de reserva y, como tal, no se crea ni se destruye fácilmente.

Según una revisión de estudios titulada Diets Are Not the Answer (Las dietas no son la respuesta), las personas que siguen planes de adelgazamiento rápido pesan, a las pocas semanas, más que antes de ponerse a dieta. A su vez, según los resultados de una investigación llevada a cabo por los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos (CDC), es "raro" conseguir adelgazar más del 5 por ciento del peso corporal y consolidarlo a largo plazo.

Las restricciones calóricas devenidas de estas dietas acarrean complicaciones a corto, mediano y largo plazo. Estas son: constipación, arritmias cardíacas, intolerancia al frío, sequedad de la piel, caída del cabello, cefaleas, dificultades en la concentración, mareos, fatigas, desgano, debilidad muscular, calambres musculares, hipotensión, riesgos patológicos, amenorreas y hasta muerte súbita. Otro dato importante es la reducción de la masa ósea: ante la pérdida de peso importante se reduce la densidad mineral ósea de forma proporcional a la cantidad de peso perdido. No está aclarado si esta respuesta constituye una adaptación fisiológica, o si estas dietas de muy bajo valor calórico tienen algún efecto específico sobre el hueso.

La Academia de Nutrición y Dietética de Estados Unidos establece que, si el objetivo es perder peso, son necesarios un mínimo de 14 encuentros con un experto durante un periodo de al menos seis meses. Los estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) van en la misma línea. Esto significa que hay que prestar atención y desconfiar de aquellas dietas que prometen pérdidas de peso milagrosas superiores a un kilo a la semana.

Entiendo que muchas personas quieren ver beneficios y resultados rápidamente, sobre todo en épocas veraniegas. Mi consejo como profesional de la nutrición es que tengan en cuenta y conozcan lo que indican las investigaciones científicas. El mejor resultado se logra deshaciéndose del exceso de grasa corporal progresivamente, adquiriendo hábitos saludables, evitando las complicaciones ya mencionadas y beneficiando la salud.

Te puede interesar