Diabetes y vacaciones: cómo cuidarte y disfrutar sin complicaciones

SALUD 20 de noviembre de 2019 Por
Consejos para cuidarte antes y durante un viaje para no poner en riesgo tu salud si sos diabético. También se puede comer sano en vacaciones
Webp.net-resizeimage-2019-10-24T113531.809-1170x600

Las vacaciones, tanto de verano como de invierno, son una de los momentos más esperados por todos. Además de ser el plan ideal para pasar tiempo con la familia y amigos, conocer lugares nuevos, descansar de la agobiante rutina del año, también es una pausa en el ritmo y los hábitos y hay algunas cosas a tener en cuenta. Hoy te contamos cómo cuidarte en vacaciones si sos diabético.

En las vacaciones nos ponemos en modo off  y tratamos de olvidarnos del estrés y las preocupaciones. Al relajarnos y disfrutar de los paseos, solemos probar delicias típicas de la región que visitamos. Como además, en general, se come en hoteles o restaurantes, no cocinamos nuestra comida y se produce un desbalance en la dieta habitual.

Vacaciones y diabetes: cómo cuidarte
Las personas que viven con diabetes saben que la enfermedad no se toma vacaciones, por eso los cuidados deben tenerse todos los días. La clave es organizarse previamente al viaje y mantener una rutina de cuidados es fundamental para disfrutar al máximo sin preocupaciones.

Cuando se padece diabetes, cualquier exceso en bebidas y comidas propias de los menúes en temporada vacacional pueden poner en riesgo la salud al elevar los niveles de azúcar en la sangre que produce hiperglucemia.

Los especialistas recomiendan planificar con tiempo los viajes y señalan que para mantener un buen control de esta enfermedad hay que tener en cuenta tres pilares fundamentales:

Mantener un plan de alimentación, con horarios y colaciones establecidas y tratar de disminuir el consumo de grasas, azúcares, sal y carbohidratos.
Practicar algún ejercicio o caminata al menos 30 minutos al día.
Controlarse con el especialista y realizar los estudios que le prescriban y cumplir con la medicación farmacológica de acuerdo a las necesidades de cada paciente.

Recomendaciones previas a viajar
La especialista recomienda visitar a su médico al menos 3 semanas antes de viajar para poder planificar mejor su alimentación y cuidados de acuerdo al itinerario y actividades del viaje. Por tal motivo comparte una serie de consejos para salir de viaje:

  • Llevar una pulsera o tarjeta que contenga información relevante en caso de una emergencia por ejemplo: enfermedades, tipo de sangre, alergias, cobertura médica con número de emergencia, y contacto familiar.
  • Llevar los medicamentos en el equipaje de mano. Previamente revisar la fecha de vencimiento y la cantidad suficiente para cubrir los días de viaje, en tal caso solicitar la receta a su médico. Embalarlos una etiqueta que indique para qué sirven, horarios y dosis habituales.
  • Es conveniente llevar una receta extra de los remedios por si se te extravían en el viaje y además te puede servir para justificar la medicación que llevas tanto en el aeropuerto como en la aduana.   
  • Llevar además un pequeño botiquín con insumos básicos como curitas, agua oxigenada, pomadas para quemaduras, remedios para malestares estomacales, antifebriles y para evitar vómitos y mareos en caso de viajar en barco.
  • Incluir en la maleta de mano el medidor de glucosa con suficientes tiras reactivas, pilas para recambio lancetas y pilas.
  • Llevar ropa liviana y cómoda en verano y de abrigo en invierno, sombrero y zapatillas cómodas. Ser cuidadoso al caminar en el piso caliente alrededor de las piletas o en la arena de las playas. Lo mismo si se hacen excursiones de senderismo o para escalar. Siempre evitar estar descalzo.

Se puede comer sano en vacaciones
Como ya viste hay muchas recomendaciones a tener en cuenta a la hora de planear un viaje, muchas no son tan diferentes al común de las personas o de aquellas que padecen algún tipo de condición o enfermedad. Pero hoy nos enfocamos en la diabetes, por eso te compartimos otros consejos relacionados con la alimentación:

Llevar frutas deshidratadas, frutos secos y semillas para las colaciones. Recordá que estos alimentos suelen tener muchas calorías por lo que es mejor consumir porciones pequeñas.

La hidratación es fundamental, mantenerse bien hidratado especialmente con agua natural. Si es posible evitá tomar bebidas gaseosas, jugos artificiales o alcohol.

Si vas a lugares que brindan desayuno estilo continental, tratá de elegir más cantidad de frutas, licuados, panes integrales y verduras.

Si querés probar alguna comida típica del lugar tampoco es necesario que te prives de todo, pero comé una pequeña porción o comprá el menú para compartir con otra persona.

 En cuanto a las meriendas y postres son típicos los churros, facturas, helados, etc. Te recomendamos que elijas un día permitido y el resto de los días consumas frutas, cereales, yogures descremados o gelatinas.

Te puede interesar