Cómo debe ser la alimentación en la vejez

Cuando se hace presente el envejecimiento, se produce un descenso de las necesidades energéticas que se vincula con la disminución de la masa muscular.
importancia-de-la-alimentacion-saludable

Cambios en el cuerpo con la madurez
La vejez tiene una serie de cambios en la composición corporal que condicionan las exigencias nutricionales. A partir de los 40 años, el organismo empieza a sufrir cambios estructurales y funcionales. El sistema esquelético presenta una progresiva pérdida de masa y fuerza. En los 50, la pérdida anual del músculo es de entre 1 a 2 % y la fuerza muscular es todavía mayor. También hay que sumar cambios fisiológicos que implican menor eficacia de ciertas funciones digestivas, trastornos en la dentición y enfermedades agudas, y ni que decir de la ingesta de fármacos que podrían dificultar una nutrición adecuada. Por lo que habría que hacer algunos ajustes en los hábitos de vida para poder seguir manteniéndose bien.

La alimentación

En lo que respecta a la alimentación, es vital encontrar el equilibrio con la ingesta y el gasto calórico para poder evitar tener sobrepeso, o bien, incrementar aún más el ya existente. Asimismo, es preciso mantener un patrón alimenticio para prevenir enfermedades metabólicas que aumenten el riesgo justo en esta fase de la vida.

Así que una dieta rica en hortalizas, frutas y verduras con un aporte significativo de legumbres resulta excelente, ya que brinda fibra regular para evitar el estreñimiento que facilite la expulsión de las heces. Además, habría que priorizar el uso de aceite de oliva y cereales integrales para mantener la salud a flote. El aporte de agua deberá ser frecuente de alrededor de 1,5 l al día, cantidad que deberá aumentar o disminuir en caso de algún padecimiento.

Te puede interesar