Diabetes: el cambio de alimentación y hábitos puede ayudar a sanar esta enfermedad

ALIMENTACIÓN Y SALUD 11 de noviembre de 2019 Por
Qué es, qué comer y cómo cuidarse para evitar la diabetes, la enfermedad que padecen más de 400 millones de adultos en el mundo.
dbt

La diabetes es una afección crónica del sistema endocrino, que se caracteriza por no producir la suficiente insulina (tipo 1) o la dificultad de procesar la glucosa (tipo 2).

Esto provoca que los niveles de glucosa en la sangre aumenten afectando a otros órganos por lo que cuando no se trata de forma correcta desemboca en problemas más graves. Algunos de ellos son insuficiencia renal, arterioesclerosis, problemas en la vista, pie diabético, entre otros.

Entonces, es importante tanto prevenir la diabetes como ocuparse de ella una vez obtenido el diagnóstico que padecen 400 millones de personas en todo el mundo.

El estilo de vida

Además de la mala alimentación, hay algunos aspectos que afectan directamente al cuerpo e intervienen en la producción saludable de glucosa. Los malos hábitos son:

-Llevar un estilo de vida desordenado;
-no tener horarios fijos para comidas o pasar muchas horas sin comer;
-vivir bajo un alto nivel de estrés;
-falta de momentos de disfrute;
-dormir poco;
-exceso de trabajo intelectual,y/o de la práctica de actividad física.

La alimentación
El consejo más conocido para evitar que desencadene un proceso que culmine en la diabetes es evitar el consumo de alimentos que alteran los niveles de glucosa en la sangre. Algunos de ellos son azúcares simples, alcohol, cereales y harinas refinadas, papas fritas o café.

Por su parte, el equipo del Instituto Macrobiótico de España señala que precisamente un cambio de alimentación y estilo de vida puede ayudar a que se remita la diabetes.  Para esto, se recomienda por ejemplo, ingerir alimentos que relajen el páncreas, como son las legumbres, cereales integrales, las almendras y verduras dulces como la zanahoria, calabaza o cebolla.

Asimismo, los alimento que provocan desequilibrios de azúcar en sangre, diabetes e hipoglicemia están claramente identificados. Existen muchos alimentos que generan ‘tensión’ en el páncreas dando lugar a una excesiva producción de insulina o a una disminución de anti-insulina.

Por eso se recomienda evitar consumir de forma excesiva:

-carnes, especialmente, pollo y aves de corral;
-quesos curados, huevos, marisco, salmón y atún;
-azúcar blanca o moreno, miel, sacarina;
-chocolate, papas fritas y cereales refinados;
-tostadas, snacks y el café.

Y, sin dudas, visitar a un médico especialista es la mejor decisión para comenzar a tratar el tema.

Te puede interesar