Quitar el moho de un alimento y comer el resto, ¿tiene riesgos para la salud?

ALIMENTACIÓN Y SALUD 03 de noviembre de 2019 Por
Cuando un alimento se llena de moho, resulta muy tentador quitárselo y comer la parte buena para no desecharlo, pero esa acción ¿es peligrosa?
queso-con-moho

Seguro lo hiciste. Antes de tirar todo el producto que se llenó de moho, le sacaste la parte podrida y te comiste el resto. Pero, ¿es seguro para la salud aprovechar ciertos alimentos, retirando ese moho? ¿Vale la pena?

 
Desde la Autoridad de Normas Alimentarias (FSA, Food Standards Agency en inglés), obviamente, recomiendan no comer alimentes podridos o que contengan moho por riesgos potenciales que eso podría conllevar. “Si bien es posible que la eliminación del moho y una cantidad significativa del producto circundante puedan eliminar las toxinas ocultas presentes, no hay garantía de que hacerlo las elimine a todas”, sentencian.

 
Sin embargo, para Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) existen alimentos que podrían comerse una vez retirado el moho. Según esta información, los que son blandos o tienen alto contenido en humedad deben desecharse mientras que los firmes y secos podrían comerse retirando las capas contaminadas. Así pues, no se debería comer mermeladas, frutos secos, frutas blandas, quesos blandos en los que los mohos no formen parte del proceso tecnológico, pan y facturas, lácteos, pasta, carne. Pero serían aptos los productos cárnicos curados, como los quesos de pasta dura o las frutas y hortalizas firmes, una vez eliminada la parte enmohecida.

¿Qué hay de cierto entonces? ¿Hay alimentos que se pueden comer aun estando enmohecidos, simplemente retirando el moho superior? “Es mejor desecharlos,algunos mohos producen micotoxinas peligrosas. No basta con retirar, si un alimento tiene mucho moho en la superficie, seguramente habrá penetrado profundamente”, explica Silvia Romero, dietista nutricionista, autora del blog Equilibra’t.

“El problema de los mohos no está en la parte visible, sino en las micotoxinas, sustancias tóxicas producidas por algunos hongos (Aspergillus, Penicillium y Fusarium). Las esporas de los hongos se encuentran por todas partes”, explica.

¿Qué nos puede producir la ingesta de esas esporas de los hongos? “La ingesta del moho por si sola no causa ningún problema en el cuerpo, pero la toxina que este puede producir sí puede causar problemas en el organismo. Algunos ejemplos serían, intoxicaciones crónicas o agudas, hepatitus, cáncer esofágico, síntomas gastrointestinales, entre otros.

Conclusión: La comida enmohecida es irrecuperable. Así que, si encontrás un pan, una mermelada o una salsa abierta con hongos, tirá todo el producto a la basura.

Te puede interesar