Qué comer si te ataca el hambre antes de ir a dormir

ALIMENTACIÓN Y SALUD 21 de octubre de 2019 Por
Aprovechá este momento para sumar otros nutrientes en tu dieta sin tirar a la basura todos tus esfuerzos por comer saludable.
comer-saludable

Terminaste de cenar y te invaden las ganas de comer "algo rico". Abrís la heladera o la alacena, tratando de encontrar algo y en el impulso para calmar esa ansiedad comés galletitas, chocolates o helado.

Si estás intentando bajar de peso, este tipo de consumo por la noche seguro que no te ayuda. Sin embargo, podés apoyarte en ese deseo para sumar algunos nutrientes adicionales que muchas veces no tenés en cuenta.

“En primer lugar, lo que hacemos los expertos cuando una persona dice tener hambre de noche, es indagar cómo come de día. Si estás 'apretándote' para bajar de peso y para entrar en la ropa que querés, por ahí te restringís demasiado durante el día, y ese es el causal del hambre de noche”, afirma a Con Bienestar el doctor Silvio Schraier (MN 57648), médico especialista universitario en nutrición.

“Para bajar de peso no hay que morirse de hambre y para que eso no suceda, uno debe distribuir las comidas durante en el día. Por lo menos hacer las cuatro comidas correspondientes a desayuno, almuerzo, merienda y cena. Si es posible, hacer una colación a media mañana. Y si uno tiene hambre por la noche, otra colación”, detalla.

Hay que saber elegir los alimentos apropiados para ese "impulso" nocturno, incluso poniendo bajo la lupa aquellos de aspecto saludable como galletitas con bajo contenido en grasa, yogures o cereales, ya que ninguno de esos alimentos es procesado de la misma manera. Algunos poseen altos contenidos en grasas saturadas, o azúcares agregados que deben ser descartados a la hora de querer bajar de peso.

Saber qué comer
Los alimentos recomendados antes de irnos a dormir, pueden ser varios:

- Una fruta, en especial la banana y la manzana en trozos

- Un yogurt natural bajo en grasa

- rodajas de tostadas integrales sin adicionales

- cereales de avena light

- Un puñado de frutas secas, como nueces, almendras, avellanas, o semillas sin sal

- Dos tazas chicas de pochoclo realizado en forma casera con maíz pisingallo

- Un vaso de leche descremada

- 2 o 3 fetas de jamón natural, o unas pocas fetas de queso descremado

Otra opción saludable, es agarrar media tableta de chocolate amargo, que usamos para taza y disolverla en la boca, apunta el especialista.

No sólo se trata de comer
“Tratar de dormir una buena cantidad de horas es importante, ya que está demostrado que, si un adulto duerme menos de 7 u 8 horas, hay más propensión hacia la obesidad, diabetes e hipertensión. Cuando uno decide ir a la cama es indispensable bajar las alertas, no tener la televisión prendida, ni celular, ni tablet cerca porque la luz que emiten los dispositivos nos estimula el apetito”, señala el doctor Schraier, Vicedirector de la carrera de especialización en nutrición del Instituto Barceló.

De ahora en más, sabes que sólo se trata de elegir el alimento adecuado y tener una buena higiene del sueño, para tener un estilo de vida más saludable.

Te puede interesar