Creyó que tenía un pelo encarnado en su vagina, hizo una consulta y le diagnosticaron cáncer

SALUD 02 de octubre de 2019 Por
La mujer de Estados Unidos contó cómo fue su proceso e invita a otros a compartir la experiencia para formar una comunidad de apoyo.
dietas-contra-cancer

La estadounidense Marisa Strupp, de 29 años, notó una protuberancia en el interior de su vagina. Pensó que era un vello o pelo encarnado inofensivo. Consultó con un dermatólogo que le dijo que no tenía “nada de qué preocuparse”, ya que la piel alrededor parecía saludable. No obstante, le recomendó que visitara a un ginecólogo.

Pocos meses después, tras una pequeña intervención, enviaron una muestra a laboratorio para determinar de qué se trataba.

Strupp recibió una noticia que cambió su vida, según declaró a medios locales. Se trataba en realidad de un “melanoma vulvar en etapa 2”, un tipo de cáncer poco frecuente que representa "no más del dos por ciento de los melanomas entre las mujeres", según la revista médica Oncology.

"Pensé que era un poco de pelo encarnado, y no le di mayor importancia, sólo estaba atenta a mi trabajo. Luego del diagnóstico estaba horrorizada y paralizada por el miedo. Nunca en mi vida escuché sobre el melanoma vulvar”, comentó.

La mujer de Wisconsin, Estados Unidos, tuvo que ir a cirugía para extirpar el cáncer, que se había extendido a los ganglios linfáticos circundantes, lo que significa que se había ampliado a melanoma vulvar en etapa 3. Tras la intervención, los médicos recomendaron que se sometiera a 12 tratamientos de inmunoterapia durante un año.

Según su descripción, sufrió efectos secundarios como erupciones cutáneas, migrañas y fatiga.

Desde que comenzó el tratamiento, Strupp llevó su vida a Instagram para compartir lo que atravesaba. En un post del 17 de julio pasado, Strupp anunció que los últimos escaneos de la enfermedad eran esperanzadores, pero señaló que le quedaban aún dos tratamientos. El 10 de septiembre celebró que había completado la inmunoterapia.

El cáncer y la contención
Strupp dijo que conectarse con otros pacientes oncológicos a través de las redes sociales la ayudó a encontrar y construir una comunidad de apoyo.

“Hablé con personas de todo el mundo: Alemania, Inglaterra, y de Estados Unidos claro. No todos tienen mi melanoma específico o algunos están comenzando su inmunoterapia y quieren saber cómo es", dijo. “En ocasiones solo necesitan conocer sobre los efectos secundarios de los tratamientos”, agregó.

En la actualidad, la mujer debe consultar a su médico cada seis meses para asegurarse de que el cáncer no haya regresado. "El cáncer me quitó bastante pero no permití que eso me deprima y me cambie. No soy una víctima, yo triunfé sobre la enfermedad", afirma.

Luego lanzó un mensaje para otras personas que padecen cáncer: "No están solos”. “Apóyense en la familia, los amigos y los seres queridos. Tendrán días de tormenta, pero el sol brillará al día siguiente. Está bien tener miedo y llorar", asegura. "Solo piensen que hay otros como ustedes que están ahí para apoyarlos y ayudar".

Qué es el melanoma vulvar o genital
El cáncer vulvar afecta la superficie externa de los genitales femeninos. La vulva es el área de piel que rodea la uretra y la vagina, y comprende el clítoris y los labios. Por lo general, se manifiesta como un bulto o llaga en la vulva que con frecuencia produce picazón. Si bien puede ocurrir a cualquier edad, el cáncer vulvar se diagnostica con más frecuencia en adultos mayores.

El tratamiento para el cáncer vulvar generalmente implica una cirugía para extirpar el cáncer y una pequeña parte del tejido sano que lo rodea. Algunas veces, la cirugía requiere la extirpación de toda la vulva. Cuanto antes se diagnostique, menos probable es que el tratamiento requiera una cirugía más extensa.

Prevención del cáncer

Para disminuir el riesgo de padecer cáncer vulvar, reducí el riesgo de contraer la infección de transmisión sexual por VPH:

- Limitá en lo posible la cantidad de parejas sexuales. Cuantas más parejas sexuales tengas, mayor es el riesgo de exposición al VPH.

- Utilizá un preservativo cada vez que tengas relaciones sexuales. Pueden reducir el riesgo de contraer el VPH, pero no pueden protegerte totalmente contra el virus.

- Aplicate la vacuna contra el VPH. Las chicas y las mujeres jóvenes deberían considerar la posibilidad de aplicarse la vacuna contra el VPH, que protege contra las cepas del virus que se cree que causan la mayoría de los casos de cáncer vulvar.

Te puede interesar