Menos del 2% de los argentinos consume lo recomendado

NUTRICIÓN Por Irma SOSA
Así lo indica un sondeo sobre los hábitos de ingesta de comida en el país.
1016_shutterstock_alimentacion_sana_g

Es sabido que es necesario mantener una dieta saludable y equilibrada para lograr un mejor estado de salud y bienestar. Existen unas guías alimentarias que recomiendan las cantidades de los diferentes tipos de comida que se deben consumir de forma diaria. Sin embargo, en Argentina apenas el 2% de la población sigue dichas propuestas.

Más del 90% de la población tiene consumos insuficientes de cinco grupos considerados fuente de nutrientes esenciales. Y solo un 17% logra comer adecuadamente tres o más grupos alimentarios recomendado por las Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPA).

Con excepción de las carnes, la frecuencia y cantidades consumidas del resto de los grupos de comida es deficiente. Así se desprende de una encuesta de frecuencia de consumo de 34 alimentos seleccionados realizada a 1000 personas de entre 18 y 70 años de edad, de ambos sexos y diferentes niveles socioeconómicos en diciembre de 2015.

El sondeo fue llevado a cabo por el Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación (CEPEA), Ipsos y contó con el auspicio de Bayer Argentina. Los consumos reportados se compararon con las recomendaciones de las guías alimentarias vigentes para Argentina.

El Ministerio de Salud actualizó recientemente estas guías de alimentos organizados en cinco grupos:

1. Frutas y verduras.

2. Legumbres, cereales, papa, pan y pastas.

3. Leche, yogur y quesos.

4. Carnes y huevo.

5. Aceites, frutos secos y semillas.

Además, en este listado se incluyó el agua y un grupo de alimentos de consumo ocasional (fuente de azúcares libres y grasas).

Según las GAPA, la base de una dieta saludable es un consumo regular de tres porciones de lácteos diarios, cinco entre hortalizas y frutas, tres de cereales integrales (o granos o legumbres) y agua. En el caso de la carne, es adecuado comerla cinco veces a la semana.

De acuerdo a la encuesta, el 80% de la población no consume la cantidad sugerida o recomendada de lácteos, el 83% ingiere una baja cantidad de hortalizas, el 68% come poca fruta, el 33% tiene un bajo consumo de carnes y el 95% no se esfuerzan en añadir a su dieta granos, cereales integrales y legumbres.

Los hábitos para una buena alimentación se construyen desde la gestación. Ya en el líquido amniótico hay transferencia de sabores. Luego, continúa a través de los espejos sociales. Por eso es vital que desde chicos, las personas aprendan a consumir alimentos de forma saludable y equilibrada. “Tanto qué se come en casa, cómo se come, qué elige la familia o la variedad de preparaciones, es fundamental en la construcción del vínculo del alimento con el niño”, aseveró a CONBIENESTAR Alberto Arribas, licenciado en Nutrición y presidente de la Asociación Civil Supersaludable.

Fuente: TN

Te puede interesar