Cómo lograr dulces más sanos pero igualmente sabrosos

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por
A todos nos apetece lo dulce y la tentación nos vence con frecuencia ante este tipo de alimentos, por ello, para disfrutar su consumo sin culpa te mostramos cómo lograr dulces más sanos pero igualmente sabrosos.
_MG_4023

Lo primero: sumar nutrientes a los dulces

La sola combinación de grasa y azúcar suele dar como resultado un dulce muy apetecible y tentador, pero la primer regla para lograr dulces más sanos essumar nutrientes a los mismos, y para ello, debemos reemplazar ingredientes por otros más sanos o escoger aquellos que no sólo aportan azúcar y grasas o calorías vacías.

Es decir, además de azúcares y grasas, debemos escoger ingredientes que brinden vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, o incluso proteínas para nuestros dulces. Por ejemplo, en reemplazo del azúcar blanco, podemos emplear miel, azúcar moreno o integral, sirope de arce u otros endulzantes saludables que ofrecen mucho más que azúcar a nuestros platos.
Y en reemplazo de manteca podemos emplear pasta de maní, crema de almendra, polvo de frutos secos, aceite de oliva o incluso, puré de palta que se puede añadir a algunos dulces para dar textura cremosa y sabor mediante su materia grasa.

Por supuesto, también podemos añadir otros ingredientes nutritivos a nuestros dulces que también pueden enriquecer el sabor de los mismos, por ejemplo, jugos de frutas naturales, frutas frescas, semillas, frutos secos, yogur, queso, hierbas o especias, entre otros.

Con sólo mirar los ingredientes y pensar un poco más allá del sabor de nuestros dulces, podemos lograr platos más nutritivos y saludables pero igualmente tentadores.

Lo segundo: cuidar el tamaño de las porciones

No olvidemos que saludable no es sinónimo de poco calórico, sino que muchas veces podemos tener un dulce muy rico en nutrientes pero concentrado en calorías, por lo tanto, lo segundo para lograr platos más sanos es cuidar el tamaño de las porciones.

Los dulces deben ofrecerse en raciones moderadas, de tamaño reducido, para que aunque obtengamos buenos nutrientes, no consumamos azúcares en exceso pero sí podamos aquietar el gusanillo que desde adentro nos conduce hacia algo dulce.

Entonces, cuando elaboremos dulces, aun cuando contengan azúcares naturales, grasas buenas e infinidad de buenos nutrientes, es importante acostumbrar al organismo a moderar su consumo y para ello, debemos cuidar el tamaño de las porciones o raciones que creamos.

Te puede interesar